Tipos de sociedades en España: Guía completa para crear una empresa
Home Articulos Tipos de sociedades en España: Guía completa para crear una empresa

Tipos de sociedades en España: Guía completa para crear una empresa

Descubre cuáles son los tipos de sociedades mercantiles en España, las ventajas de cada una y cuál elegir.

En el entorno empresarial español, conocer los diferentes tipos de sociedades mercantiles en España es fundamental para cualquier emprendedor o empresa internacional que desee establecer su presencia en esta nación. Este artículo ofrece una guía completa que desgrana las particularidades, ventajas y consideraciones de cada forma jurídica de sociedades en España, convirtiéndose en una herramienta esencial para tomar decisiones informadas en la creación de una empresa en territorio español.

Grupo de profesionales y abogados discutiendo tipos de sociedades en España en una sala de reuniones con portátiles y documentos.

¿Qué es una sociedad mercantil en España?

Una sociedad mercantil en España se define como una entidad jurídica creada por la unión de varias personas, que deciden aportan capital y esfuerzos con el objetivo de realizar actividades comerciales buscando el beneficio económico. Estas entidades se caracterizan por tener personalidad jurídica propia, distinta de sus miembros, lo que significa que pueden poseer bienes, contraer obligaciones y ser titulares de derechos. Los socios no serán nunca responsables por las obligaciones o deudas de la Sociedad.

Dentro de los tipos de sociedades en España encontramos la sociedad anónima (S.A.) y la sociedad limitada (S.L.), cada una con sus propias especificaciones y requisitos legales. Estas estructuras empresariales ofrecen protección en cuanto a la responsabilidad personal de los socios frente a las deudas y obligaciones de la empresa, siendo este uno de los atributos más relevantes para los emprendedores al momento de elegir la tipología empresarial más adecuada para sus proyectos en el mercado español.

Constitución de sociedades, filiales y sucursales

La constitución de sociedades, filiales y sucursales en España no es una cuestión compleja. No lo es para aquellos abogados […]

Leer más… from Constitución de sociedades, filiales y sucursales

Saber más

Tipos de sociedades en España: todo lo que necesitas saber

En el ámbito empresarial español, existen diversos tipos de sociedades mercantiles, cada una con características y requisitos legales específicos que se ajustan a diferentes necesidades y objetivos de negocio. Desde la popular Sociedad Limitada (S.L.) hasta la Sociedad Anónima (S.A.), pasando por opciones menos comunes como la Sociedad Colectiva o la Sociedad Comanditaria, la elección del tipo de sociedad en España es un paso crucial para los emprendedores. Conocer las diferencias entre estos tipos de sociedades empresariales en España no solo facilita el proceso de constitución de una empresa, sino que también permite a los socios comprender mejor sus responsabilidades, derechos y las posibles implicaciones fiscales y administrativas de su elección.

Además de comprender las diferentes formas jurídicas de las sociedades en España, es esencial para los emprendedores extranjeros conocer los requisitos específicos para crear una empresa en España siendo extranjero, un proceso que implica una serie de pasos y consideraciones únicas que difieren de la creación de una empresa por parte de ciudadanos españoles.

En este apartado, desglosaremos cada una de estas formas jurídicas para que puedas identificar cuál se alinea mejor con tu visión empresarial.

Sociedad de Responsabilidad Limitada (S.L.)

La Sociedad de Responsabilidad Limitada (S.L.) es una de las formas jurídicas más elegidas por empresas extranjeras que quieren emprender en España. Independientemente de que la empresa sea pequeña, mediana o grande, la S.L. se adapta perfectamente a las necesidades de la mayoría de empresarios extranjeros debido a su flexibilidad y la limitación de responsabilidades para los socios. A continuación, se detallan sus principales características:

  • Ley de referencia: Regulada principalmente por la Ley de Sociedades de Capital.
  • Breve descripción: Tipo de sociedad donde la responsabilidad está limitada al capital aportado por los socios. Los socios nunca son responsables con su patrimonio personal. Sin embargo, los administradores sí pueden serlo si no están bien asesorados por un asesor experto (punto muy importante a tener en cuenta para ser asesorado).
  • Proceso de constitución: Se puede realizar en 48 horas con asesoramiento legal especializado. Es necesario el otorgamiento de escritura pública e inscripción en el Registro Mercantil.
  • Capital mínimo: €3.000,00, que no necesariamente tiene que estar totalmente desembolsado en el momento de la constitución.
  • Impuestos: Sujeta al Impuesto sobre Sociedades (15% durante los dos primeros ejercicios con resultado útil, luego 25%.
  • Número mínimo de socios: Puede ser unipersonal, es decir, basta con un solo socio.
  • Número máximo de empleados: No hay un número ni máximo, ni mínimo de empleados. Es ideal para PYMES.
  • Ventajas: Responsabilidad limitada de los socios, menor capital inicial requerido en comparación con la S.A., y flexibilidad en la gestión.
  • Desventajas: Limitaciones para la captación de inversiones, ya que las participaciones no ofrecen la misma facilidad de transmisión  y comercialización de las acciones. 

Este tipo de sociedades en España representa una opción interesante para aquellos que desean emprender con una sociedad filial, o con un grupo determinado de socios que buscan una estructura corporativa sencilla y operativa.

Sociedad Anónima (S.A.) en España

La Sociedad Anónima (S.A.) es una figura corporativa ideal para grandes empresas en España, caracterizada por su capacidad para atraer inversiones significativas y por la limitación de responsabilidad de sus accionistas. Veamos sus aspectos más relevantes:

  • Ley de referencia: Regida por la Ley de Sociedades de Capital y normativa complementaria.
  • Breve descripción: Entidad en la que el capital social se divide en acciones, permitiendo una mayor facilidad en la transmisión de participaciones y una clara separación entre propiedad y gestión.
  • Proceso de constitución: Se requiere un acto notarial y la inscripción en el Registro Mercantil. El proceso puede llevar aproximadamente varias semanas para su completa operatividad.
  • Capital mínimo: €60.000,00, con al menos el 25% desembolsado en el momento de la constitución.
  • Impuestos: Tributación al 25% sobre los beneficios, con un tipo reducido del 15% para las empresas de nueva creación durante los dos primeros ejercicios positivos, bajo ciertas condiciones.
  • Número mínimo de socios: Puede ser constituida por un único accionista (sociedad unipersonal).
  • Número máximo de empleados: No hay límite legal, pero es adecuada para organizaciones de mayor tamaño.
  • Ventajas: Capacidad para captar grandes volúmenes de capital, posibilidad de cotizar en bolsa y transmisión flexible de acciones.
  • Desventajas: Mayor complejidad administrativa y contable, obligaciones informativas más rigurosas y capital inicial más elevado. Costes de gestion superiores respecto a una S.L.

La S.A. se presenta como una opción robusta para aquellos negocios que buscan crecer y expandirse, ofreciendo una estructura corporativa sólida y la posibilidad de acceder a financiamiento público a través del mercado de valores, o que buscan la financiación por otros accionistas.

Sociedad Colectiva (S.C.) en España

La Sociedad Colectiva (S.C.) representa una de las formas tradicionales de tipos de sociedades empresariales en España, basada en la confianza y la colaboración directa entre los socios:

  • Ley de referencia: Regulada principalmente por el Código de Comercio y disposiciones complementarias.
  • Breve descripción: Tipo de sociedad de carácter personalista donde la responsabilidad de los socios es ilimitada y solidaria, adecuada para pequeñas empresas con un alto grado de confianza entre los socios.
  • Proceso de constitución: Constitución mediante escritura pública y posterior inscripción en el Registro Mercantil, sin complejidades significativas.
  • Capital mínimo: No se exige un capital social mínimo legal para su constitución.
  • Impuestos: Sujeta al régimen fiscal de las sociedades, con posibilidad de tributación en el IRPF bajo ciertas condiciones.
  • Número mínimo de socios: Al menos dos, no existiendo límite máximo.
  • Número máximo de empleados: No establecido legalmente, siendo más común en negocios con pocos trabajadores.
  • Ventajas: Flexibilidad en la gestión, toma de decisiones rápida y posibilidad de acuerdo personalizado entre los socios.
  • Desventajas: Responsabilidad personal e ilimitada de los socios por las deudas sociales, dificultad para captar capital externo y menor protección frente a riesgos empresariales.

La Sociedad Colectiva se adecúa a pequeñas empresas donde la gestión directa y el control mutuo son factores clave para el desarrollo del negocio.

Sociedad Comanditaria (o en Comandita) en España

La Sociedad Comanditaria, también conocida como en Comandita, es una modalidad de los tipos de sociedades en España que se caracteriza por la existencia de dos clases de socios con distintas responsabilidades y obligaciones:

  • Ley de referencia: Regulada por el Código de Comercio y normativa mercantil aplicable.
  • Breve descripción: En esta sociedad coexisten socios comanditados o gestores, con responsabilidad ilimitada, y socios comanditarios, cuya responsabilidad se limita al capital aportado.
  • Proceso de constitución: Se formaliza mediante escritura pública e inscripción en el Registro Mercantil, definiendo claramente los roles y aportaciones de cada tipo de socio.
  • Capital mínimo: No se requiere un mínimo legal para la constitución.
  • Impuestos: Tributación por el Impuesto sobre Sociedades, con particularidades según la participación y distribución de beneficios entre los socios.
  • Número mínimo de socios: Dos como mínimo, sin un número máximo preestablecido.
  • Número máximo de empleados: No hay restricciones legales específicas sobre el número de empleados.
  • Ventajas: Permite la inversión sin asumir responsabilidad directa en la gestión para los socios comanditarios y flexibilidad en la estructuración del capital social.
  • Desventajas: Complejidad en la gestión debido a la diferenciación entre tipos de socios y limitada capacidad para atraer inversores debido a la responsabilidad ilimitada de los socios comanditados.

Esta forma jurídica es adecuada para empresas que buscan combinar capital y experiencia sin implicar una responsabilidad ilimitada para todos los participantes.

Dos empresarios firmando un acuerdo sobre tipos de sociedades en España con un enfoque en las manos y el documento.

Tipos de sociedades mercantiles especiales en España: ¿qué son y cuáles son sus características?

En el ámbito de los tipos de sociedades empresariales en España, encontramos las sociedades mercantiles especiales, que se distinguen de las ordinarias por su estructura y finalidad específica. Estas entidades están diseñadas para adaptarse a situaciones particulares o sectores con necesidades concretas, como la promoción del empleo, la colaboración empresarial o la inversión en determinados mercados. Su regulación, a menudo más detallada y especializada, busca atender a las peculiaridades que no cubren las formas societarias más comunes, permitiendo así una mayor flexibilidad y adecuación a los objetivos específicos de sus socios.

Sociedad Limitada Laboral en España

La Sociedad Limitada Laboral (SLL) en España es una modalidad empresarial que integra características de la sociedad limitada tradicional con una perspectiva laboral. A continuación, se detallan sus principales aspectos:

  • Ley de referencia: La SLL se rige por la Ley de Sociedades de Responsabilidad Limitada, con particularidades específicas en su normativa laboral.
  • Breve descripción: Este tipo de sociedad se caracteriza porque al menos el 51% del capital es propiedad de los trabajadores que deben tener un contrato indefinido con la empresa.
  • Proceso de constitución: Se requiere un mínimo de tres socios para su constitución y el cumplimiento de requisitos legales como la inscripción en el Registro Mercantil y la redacción de estatutos sociales.
  • Capital mínimo: El capital social mínimo es de 3.000 euros, dividido en participaciones sociales, algunas de las cuales deben ser propiedad exclusiva de los trabajadores indefinidos.
  • Impuestos: La SLL tributa por el Impuesto sobre Sociedades, al igual que las demás sociedades mercantiles.
  • Número mínimo de socios: Se requieren al menos tres socios para su constitución.
  • Número máximo de empleados: No existe un número máximo de empleados, pero los trabajadores no socios no pueden superar el 49% del total de horas trabajadas comparado con los socios trabajadores.
  • Ventajas:
    • Fomenta la participación activa de los empleados en la gestión y beneficios de la empresa.
    • Limitación de responsabilidad patrimonial a las aportaciones realizadas.
    • Posibilidad de fomentar el empleo estable y duradero.
  • Desventajas:
    • Restricciones en la distribución del capital social y las horas trabajadas entre socios y no socios.
    • Necesidad de crear una Reserva Especial que puede limitar la distribución de dividendos.

En su denominación debe constar «Sociedad Limitada Laboral» o sus abreviaturas «SLL» o «SRLL», y esta característica debe aparecer en toda documentación oficial. La elección de esta forma jurídica es especialmente relevante para aquellos emprendedores que buscan una mayor implicación y compromiso por parte de los trabajadores en el proyecto empresarial.

Sociedad Cooperativa en España

La Sociedad Cooperativa en España es una forma jurídica orientada hacia la colaboración y participación de sus miembros en la gestión y beneficios de la entidad. Aquí se detallan sus características principales:

  • Ley de referencia: Ley 27/1999 de Cooperativas, que establece el marco general aplicable a nivel nacional, complementado por legislaciones específicas de las Comunidades Autónomas.
  • Breve descripción: Las sociedades cooperativas son entidades constituidas por personas que se asocian, en régimen de libre adhesión y baja voluntaria, para llevar a cabo actividades empresariales, con estructura y funcionamiento democrático.
  • Proceso de constitución: Se constituyen mediante escritura pública e inscripción en el Registro de Sociedades Cooperativas, lo que les confiere personalidad jurídica.
  • Capital mínimo: Establecido en los Estatutos y debe estar totalmente desembolsado desde su constitución.
  • Impuestos: Se acogen al Régimen Fiscal especial para cooperativas previsto en la Ley 20/1990.
  • Número mínimo de socios: Tres para las cooperativas de primer grado.
  • Número máximo de empleados: No aplica un número máximo pero se rige por principios democráticos y participativos entre los socios.
  • Ventajas:
    • Participación democrática (un socio, un voto) en la toma de decisiones.
    • Responsabilidad limitada al capital aportado.
    • Posibles beneficios fiscales bajo el régimen especial para cooperativas.
  • Desventajas:
    • Puede requerir una mayor coordinación y tiempo para la toma de decisiones.
    • La captación de capital externo puede ser más limitada comparada con otras formas societarias.

Las cooperativas deben llevar una serie de libros oficiales debidamente legalizados, entre ellos el registro de socios y el libro diario. Además, deben contar con órganos sociales como la Asamblea General y el Consejo Rector, que son fundamentales para su funcionamiento. La responsabilidad de los socios está limitada a sus aportaciones al capital social. En cuanto a la fiscalidad, estas entidades tributan en el Impuesto sobre Sociedades pero pueden beneficiarse de un régimen fiscal especial. Las sociedades cooperativas representan una opción interesante para aquellos que buscan fomentar un modelo empresarial basado en la equidad y la cooperación.

Agrupación de Interés Económico en España

La Agrupación de Interés Económico (AIE) en España es una figura jurídica destinada a facilitar el desarrollo o mejorar los resultados de la actividad económica de sus miembros. A continuación, se detallan sus aspectos más relevantes:

  • Ley de referencia: Ley 12/1991, de 29 de abril, sobre Agrupaciones de Interés Económico.
  • Breve descripción: Las AIE tienen como finalidad principal facilitar o desarrollar la actividad económica de sus miembros, mejorar o incrementar los resultados de dicha actividad, pero sin tener por sí misma ánimo de lucro.
  • Proceso de constitución: Se constituyen mediante escritura pública e inscripción en el Registro Mercantil. Deben redactar unos estatutos que regulen su funcionamiento interno.
  • Capital mínimo: No se exige un capital social mínimo para su constitución.
  • Impuestos: Tributan por el régimen general del Impuesto sobre Sociedades, pero con la particularidad de que los resultados se imputan directamente a los miembros.
  • Número mínimo de socios: Al menos dos miembros, que pueden ser personas físicas o jurídicas.
  • Número máximo de empleados: No hay un número máximo establecido, dependerá del tamaño y necesidades de la AIE.
  • Ventajas:
    • Flexibilidad en la organización y funcionamiento interno.
    • Posibilidad de realizar actividades económicas complementarias a las de sus miembros.
    • No tributan directamente por los beneficios obtenidos; estos se imputan a los socios.
  • Desventajas:
    • Obligación solidaria entre los socios frente a las deudas sociales.
    • Menor conocimiento y difusión en comparación con otras figuras societarias.

Las AIEs son una opción interesante para empresas que buscan colaborar en proyectos específicos sin crear una sociedad mercantil con ánimo de lucro. Permiten compartir recursos y habilidades manteniendo cada socio su independencia jurídica y económica.

Sociedad de Inversión Mobiliaria en España

Una Sociedad de Inversión Mobiliaria (SIM) en España es un tipo de entidad jurídica diseñada específicamente para la inversión en valores mobiliarios y otros activos financieros. Este tipo de sociedad se presenta como una opción interesante para inversores y emprendedores que buscan diversificar y gestionar eficientemente un portafolio de inversiones. A continuación, se detallan sus características principales:

  • Ley de referencia: Las SIM están reguladas principalmente por la Ley del Mercado de Valores y la Ley de Instituciones de Inversión Colectiva, junto con normativas de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).
  • Breve descripción: Es una entidad que tiene como objetivo principal la inversión en una cartera diversificada de valores mobiliarios u otros activos financieros. Ofrecen a los inversores la posibilidad de participar en una gestión de activos profesional.
  • Proceso de constitución: La constitución de una SIM requiere la redacción de estatutos, inscripción en el Registro Mercantil y autorización de la CNMV. Este proceso puede variar en duración, pero generalmente implica una evaluación detallada del plan de inversión y la estructura de la sociedad.
  • Capital mínimo para la constitución de la sociedad: El capital mínimo requerido suele ser significativo, ajustándose a los estándares establecidos por la CNMV y la legislación vigente en materia de inversiones.
  • Impuestos: Las SIM están sujetas al Impuesto sobre Sociedades, pero pueden beneficiarse de un régimen fiscal especial en función de su estructura y tipo de inversión.
  • Número mínimo de socios: Se requiere un mínimo de inversores, el cual puede variar dependiendo de la estructura específica de la sociedad.
  • Número máximo de empleados: No hay un límite específico para el número de empleados; este dependerá de la escala y necesidades operativas de la sociedad.
  • Ventajas: Diversificación del riesgo de inversión, acceso a gestión profesional de la cartera, y potencial de rendimientos atractivos en función del mercado de valores.
  • Desventajas: Exposición a la volatilidad del mercado de valores, necesidad de un capital inicial elevado, y complejidad en la gestión y cumplimiento regulatorio.

La elección de constituir una Sociedad de Inversión Mobiliaria en España debe basarse en un análisis detallado de las metas de inversión y el perfil de riesgo del inversor, así como en una comprensión clara de la regulación y el entorno fiscal aplicables.

¿Qué forma jurídica elegir para crear una empresa en España?

La elección de la forma jurídica es un paso crucial al momento de crear una empresa en España, ya que determinará aspectos fundamentales como la estructura organizativa, el régimen fiscal y la responsabilidad frente a terceros. Por ello, es esencial considerar diversos factores para tomar una decisión informada que se alinee con los objetivos y necesidades del negocio.

Entre los elementos a evaluar se encuentran:

  • Número de socios: Algunas formas jurídicas, como las sociedades unipersonales, permiten un único socio, mientras que otras requieren dos o más.
  • Capital social: Dependiendo del tipo de sociedad, existen mínimos de capital requeridos para su constitución.
  • Responsabilidad de los socios: Es fundamental determinar si los socios desean limitar su responsabilidad al capital aportado o si están dispuestos a asumir una responsabilidad ilimitada.
  • Fiscalidad: Cada forma jurídica tiene implicaciones fiscales distintas que pueden influir en la carga tributaria de la empresa.
  • Necesidades de financiación y crecimiento: Algunas estructuras son más adecuadas para pequeñas empresas con planes de crecimiento moderado, mientras que otras están diseñadas para negocios que buscan una expansión significativa o la entrada en bolsa.
  • Imagen corporativa y credibilidad en el mercado: La forma jurídica seleccionada puede transmitir una imagen específica ante clientes, proveedores y entidades financieras.

Es recomendable asesorarse con expertos en derecho mercantil y fiscal para analizar cada opción y elegir la forma jurídica que mejor se adapte a las particularidades y estrategias del proyecto empresarial.

En Lawants, un distinguido bufete de abogados, contadores y asesores laborales en España, ofrecemos nuestra valiosa ayuda a numerosas compañías anualmente, que aspiran a iniciar sus negocios de manera exitosa en el país. Poseemos un equipo altamente cualificado y eficiente, listo para guiar a nuestros clientes en cada fase del proceso, desde su comienzo hasta su finalización. En particular, nuestros abogados expertos en constituir sociedades están especializados en la constitución de sociedades, filiales y sucursales, asegurando que cada aspecto legal sea gestionado con la mayor profesionalidad.

Empresarios consultando documentos sobre tipos de sociedades mercantiles en España en una oficina con vista a la ciudad.

Ventajas de constituir una empresa en España siendo extranjero: todo lo que necesitas saber

Un extranjero no necesita un socio local para constituir una empresa en España. Como extranjero, constituir una empresa en España presenta una serie de ventajas competitivas que pueden ser decisivas para el éxito de un emprendimiento. Entre ellas, destaca el acceso a un mercado amplio y diversificado, no solo a nivel nacional sino también como puerta de entrada a otros mercados internacionales, especialmente en la Unión Europea, Asia, Estados Unidos y América Latina.

Desde el punto de vista fiscal, España ofrece un entorno atractivo para los empresarios extranjeros. La posibilidad de deducir todos los gastos empresariales, y la ausencia de burocracia, facilita la gestión contable y reduce la carga tributaria. El Impuesto societario se sitúa en un 25%, reduciéndose al 15% para las empresas de nueva creación, sin contar con otros gravámenes adicionales. Además, la tasa general del IVA se establece en el 21%, en línea con otros países europeos.

En términos de contribuciones a la seguridad social, España se posiciona como un país ventajoso al compararlo con otros del entorno europeo. Las contribuciones a la seguridad social son inferiores y existe un límite máximo en el cuneo fiscal aplicable a los salarios, que no aumenta para sueldos superiores a € 48.841,20 brutos anuales. Esto se traduce en un entorno laboral más flexible y menos oneroso para las empresas.

Finalmente, cabe destacar que iniciar una actividad empresarial en España es un proceso relativamente sencillo y accesible. Para aquellos que buscan agilizar su entrada al mercado español, existe la opción de adquirir una empresa ya existente, lo cual puede representar una alternativa eficiente para evitar los trámites de creación desde cero y beneficiarse de una estructura empresarial ya establecida.

En resumen, España se configura como un destino atractivo para los inversores extranjeros que desean establecer su presencia empresarial en un país con sólidas ventajas fiscales, laborales y estratégicas para el desarrollo y expansión comercial. Si estás buscando un despacho de abogados y asesores fiscales especializados en la apertura de una empresa en España, Lawants es la respuesta a las necesidades de tu negocio. No dudes en contactarnos para más información.

Constitución de sociedades, filiales y sucursales

La constitución de sociedades, filiales y sucursales en España no es una cuestión compleja. No lo es para aquellos abogados […]

Leer más… from Constitución de sociedades, filiales y sucursales

Saber más

El valor del asesoramiento en la creación de empresas en España

En el proceso de creación de una empresa, especialmente en un contexto internacional, el asesoramiento experto es un activo invaluable. En España, contar con la orientación adecuada puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso empresarial. Un asesoramiento integral que abarque aspectos legales, fiscales y contables es fundamental para navegar por las complejidades del sistema empresarial y tributario español.

Lawants se posiciona como un aliado estratégico para los emprendedores y empresas internacionales que buscan establecerse en España. Nuestro equipo de abogados, contadores y consultores laborales ofrece una gama completa de servicios diseñados para garantizar una entrada segura y eficiente al mercado español. Desde la elección del tipo de sociedad más conveniente hasta la gestión de las obligaciones fiscales y laborales, Lawants acompaña a sus clientes en cada paso, asegurando el cumplimiento de todas las regulaciones aplicables.

El asesoramiento que brindamos no solo se enfoca en los aspectos técnicos de la creación de una empresa, sino que también proporciona una visión estratégica que permite a los empresarios extranjeros entender mejor el entorno comercial español, identificar oportunidades y minimizar riesgos. Con Lawants, los empresarios tienen acceso a un conocimiento profundo del marco legal y tributario español, lo que se traduce en una toma de decisiones informada y una planificación empresarial efectiva. Contáctanos para obtener más información.

Información detallada útil y leyes de referencia:

0 0 votazioni
Article Rating
Sottoscrivi
Notificami
guest
0 Commenti
Feedback in linea
Vedi tutti i commenti
Open chat
Ciao, come posso aiutarti? Ricorda che possiamo comunicare con te in spagnolo e inglese se ne hai bisogno