Impuesto de Sociedades en España: Guía Completa para Empresas y Emprendedores
Home Articulos Impuesto de Sociedades en España: Guía Completa para Empresas y Emprendedores

Impuesto de Sociedades en España: Guía Completa para Empresas y Emprendedores

Entendiendo la Ley: Aspectos Clave del Impuesto sobre Sociedades en España

Descubra en nuestra guía completa todo lo que necesita saber sobre el Impuesto de Sociedades en España. Desde las obligaciones y exenciones hasta el cálculo preciso y las ventajas para startups, este artículo es esencial para empresas y emprendedores que buscan navegar el complejo sistema tributario español con claridad y eficacia. Acompáñenos en este recorrido por las normativas, tipos de gravamen y consejos prácticos para asegurar su cumplimiento fiscal y optimizar su carga tributaria.

Profesionales revisando gráficos para cálculo del impuesto a las sociedades en España.

Impuesto de Sociedades en España 

El impuesto de sociedades en España es un tributo de carácter directo y personal que grava la renta de las sociedades y otras entidades jurídicas, regulado por la Ley 27/2014 y el Real Decreto 634/2015. Este impuesto sobre sociedades se aplica a los beneficios que generan las entidades con domicilio social y fiscal en el territorio español, a excepción de Navarra y País Vasco, que cuentan con un régimen fiscal particular. Es importante señalar que este impuesto afecta exclusivamente a las empresas, mientras que los autónomos tributan a través del IRPF, conforme a su capacidad económica y contribuyendo así al sostenimiento de los gastos públicos del Estado.

Para navegar el complejo entramado fiscal español, es esencial la asesoría de expertos como Lawants. Nuestro equipo especializado ofrece estrategias para optimizar las obligaciones tributarias y garantizar el cumplimiento legal. Descubre cómo Lawants puede ser el aliado perfecto para tu empresa en materia fiscal. Contáctanos y asegura el mejor manejo de tus impuestos con profesionalismo.

Asesoría fiscal internacional

Un asesor fiscal internacional es un experto en derecho tributario que se dedica a orientar a sus clientes en relación a las obligaciones […]

Leer más… from Asesoría fiscal internacional

Saber más

Ley de Impuesto de Sociedades en España

La normativa que rige el impuesto de sociedades en España se fundamenta en la Ley 27/2014 y en el Real Decreto 634/2015, que establecen las bases para la tributación de las rentas obtenidas por sociedades y entidades jurídicas. Estos textos legales definen los aspectos esenciales del tributo, como el hecho de ser un impuesto directo que grava la capacidad económica manifestada por los beneficios empresariales. Además, se detallan las obligaciones formales para su presentación y pago, así como los procedimientos a seguir para la correcta aplicación y gestión del mismo. Estas disposiciones son cruciales para asegurar la adecuada contribución al sostenimiento de las cargas públicas por parte de las entidades corporativas.

Características Principales del Impuesto de Sociedades

El impuesto de sociedades en España se caracteriza por ser un tributo de naturaleza directa y personal, lo que significa que grava la renta de las entidades jurídicas en función de su capacidad económica y patrimonio. Es también un impuesto proporcional, ya que se aplica un tipo fijo sobre la base imponible, y periódico, debido a que su liquidación y presentación se realizan de forma regular. El período impositivo generalmente comprende 12 meses y, salvo excepciones, coincide con el año natural.

Para determinar la base imponible se parte del beneficio contable reflejado en las cuentas anuales, al cual se le realizan ajustes por las bases imponibles negativas de ejercicios anteriores y se le restan los gastos fiscalmente deducibles. Esta base ajustada es el resultado económico sobre el cual se aplicará el tipo impositivo correspondiente.

Es importante destacar que todas las sociedades, incluso aquellas que se encuentren inactivas o en proceso de liquidación, están obligadas a presentar la declaración del impuesto sobre sociedades. Este deber formal persiste hasta la completa disolución y liquidación de la entidad, garantizando así la transparencia y el cumplimiento fiscal en todas las fases de la vida empresarial.

Sujetos Obligados al Pago del Impuesto de Sociedades en España 

El impuesto de sociedades es una figura tributaria que recae sobre la renta de las personas jurídicas, y su obligación de pago se extiende a una amplia gama de entidades. Entre los sujetos obligados a cumplir con este deber fiscal se encuentran:

  • Sociedades mercantiles: como las sociedades anónimas, de responsabilidad limitada, laborales, colectivas, entre otras.
  • Entidades estatales, autonómicas y también las de carácter provincial y local.
  • Sociedades cooperativas y sociedades agrarias de transformación.
  • Sociedades unipersonales.
  • Agrupaciones de interés económico, incluyendo las de carácter europeo.
  • Asociaciones y fundaciones, tanto públicas como privadas, que si bien pueden gozar de exenciones parciales, están obligadas a presentar la declaración.
  • Entes públicos como la Administración del Estado, comunidades autónomas y corporaciones locales, aunque disfrutan de exención total.

Además, existen entidades sin personalidad jurídica que también son contribuyentes del impuesto sobre sociedades:

  • Fondos de inversión.
  • Uniones temporales de empresas.
  • Fondos de capital-riesgo y otros fondos de inversión colectiva cerrados.
  • Fondos de pensiones y otros similares relacionados con el mercado financiero.
  • Comunidades titulares de montes vecinales en mano común.

Por otro lado, los autónomos no están sujetos a este impuesto sino al Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), ya que tributan por su renta personal y no como entidad con personalidad jurídica. Las sociedades civiles con objeto mercantil están incluidas en el ámbito del impuesto sobre sociedades, mientras que aquellas sin objeto mercantil quedan excluidas.

Exenciones y Obligaciones en el Impuesto de Sociedades

En el marco del impuesto de sociedades, ciertas entidades pueden beneficiarse de exenciones totales o parciales. Entre ellas se encuentran:

  • Entidades del sector público, que gozan de una exención total y, por lo tanto, no están obligadas a presentar la declaración de este impuesto.
  • Instituciones sin ánimo de lucro, que pueden tener exenciones parciales y deben declarar todas sus rentas obtenidas.

Es importante destacar que, a pesar de las exenciones, todas las entidades están obligadas a declarar sus rentas para determinar la aplicación correcta de las mismas. En algunos casos, ciertas entidades podrían estar exentas de presentar la declaración del impuesto sobre sociedades si cumplen con condiciones específicas, como por ejemplo tener ingresos totales que no superen los 75.000 euros anuales.

Asesor financiero explicando detalles del impuesto a las sociedades en España a clientes.

Cálculo y Contabilización del Impuesto de Sociedades

El cálculo de la base imponible del impuesto de sociedades en España se inicia con la determinación del resultado contable antes de impuestos. A este resultado se le realizan ajustes por diferencias permanentes, como pueden ser las multas, que no son deducibles fiscalmente, y por diferencias temporarias, que corresponden a elementos contabilizados en un periodo que fiscalmente pertenecen a otro.

Tras estos ajustes, obtenemos el resultado fiscal previo. A este resultado se le pueden restar las bases imponibles negativas de ejercicios anteriores y la posible disminución de bases imponibles por aplicación de reserva de capitalización, llegando así al resultado fiscal que determinará la base imponible.

Sobre el resultado fiscal se aplicará el tipo de gravamen correspondiente para obtener la cuota íntegra. A esta cuota se le aplicarán bonificaciones y deducciones para determinar la cuota líquida. Finalmente, se restarán las retenciones y los pagos a cuenta (modelo 202) para llegar a la cuota diferencial.

El resultado de la liquidación puede ser positivo o negativo. Si es positivo, la empresa deberá efectuar un pago a Hacienda. En cambio, si es negativo, Hacienda estará en la obligación de devolver el exceso pagado por la empresa en concepto de retenciones y pagos a cuenta superiores a la cuota diferencial del impuesto sobre sociedades.

Tipos de Gravamen en el Impuesto de Sociedades

El impuesto de sociedades en España se caracteriza por tener diversos tipos de gravamen, dependiendo de la naturaleza y circunstancias de cada entidad. El tipo general es del 25% y se aplica a la mayoría de las sociedades, excepto en los casos que califican para tipos reducidos.

Entre los tipos reducidos, encontramos el 23% para entidades con una cifra de negocio inferior a un millón de euros en el periodo impositivo anterior, siempre que no se trate de entidades patrimoniales. Por otro lado, las entidades de nueva creación disfrutan de un tipo del 15% sobre la base imponible del primer periodo impositivo en el que esta sea positiva y el siguiente, siempre que no sean sociedades patrimoniales.

Las cooperativas que gozan de protección fiscal tributan a un tipo reducido del 20%, aunque los resultados extraoperativos se gravan al 25% o al 23%. Las entidades sin fines lucrativos se benefician de un tipo del 10%. Además, existe un tipo superreducido del 1% aplicable a las Sociedades de Inversión de Capital Variable reguladas por la Ley 35/2003.

Es crucial que la contabilidad refleje correctamente el resultado contable (ingresos menos gastos) para calcular adecuadamente el impuesto sobre sociedades, evitando así posibles discrepancias con la administración tributaria.

En esta tabla hemos resumido los distintos porcentajes de impuestos que las sociedades en España deben pagar.

Categoria Fiscal% Impuestos 2023
Categoria general25%
Entidades de nueva creación del artículo 29.1 de la LIS que realicen actividades económicas, excepto que tributen a un tipo inferior, aplicarán esta escala el primer período con BI positiva y el siguiente15%
Entidades de nueva creación constituidas entre el 1-1-2013 y el 31-12-2014 que realicen actividades económicas, que según la DT 22ª de la LIS pueden seguir aplicando el tipo establecido en la DA 19ª del R. D. leg. 4/2004, en el primer periodo impositivo en que la base imponible resulte positiva y en el siguiente:
– Por la parte de la base imponible comprendida entre 0 y 300.000 euros15%
– Per la restante parte della base imponibile20%
Entidades sin fines lucrativos que no reúnen requisitos Ley 49/200225%
Sociedades cooperativas de crédito y cajas rurales25%
30%
Cooperativas fiscalmente protegidas20%
25%
Sociedades anónimas cotizadas de inversión en el mercado inmobiliario. (SOCIMI) (Ley 11/2009)0%
19%
15%
Entidades sin fines lucrativos que sí cumplen Ley 49/200210%
Entidades de la Zona Especial Canaria (Art. 43 Ley 19/1994)4%
SICAV con determinadas condiciones indicadas en art. 29.4 LIS que remite a la Ley 35/2003 de Instituciones de Inversión Colectiva1%
Fondos de inversión de carácter financiero de la Ley 35/2003 con determinadas condiciones1%
Sociedades y fondos de inversión inmobiliaria con determinadas condiciones indicadas en art. 29.4 LIS1%
Fondo de regulación del mercado hipotecario1%
Fondos de pensiones regulados por el Real Decreto Legislativo 1/20020%
Entidades dedicadas a exploración, investigación y explotación de yacimientos de hidrocarburos y otras actividades reguladas en Ley 34 /199830%
Actividades relativas al refino y cualesquiera otras distintas de las de exploración, investigación, explotación, transporte, almacenamiento, depuración y venta de hidrocarburos extraídos o de la actividad de almacenamiento subterráneo de hidrocarburos propiedad de terceros25%
Entidades de crédito30%

La nueva ley de startups en España: impuestos al 15%

La recién promulgada Ley de Startups en España supone un estímulo sin precedentes para las empresas de nueva creación, otorgándoles un marco fiscal más favorable. Esta normativa permite que las startups se beneficien de un tipo impositivo corporativo del 15% durante los primeros cuatro años con resultados positivos, facilitando así su consolidación y crecimiento.

Esta ley no solo reduce la carga tributaria, sino que también fomenta la inversión privada a través de deducciones fiscales para quienes financien estas empresas emergentes. Además, simplifica los trámites administrativos, permitiendo la constitución telemática de la empresa sin necesidad de notario, lo que puede reducir el tiempo de apertura a solo 6 horas.

De las ventajas fiscales para las startups en España y cómo lanzar una, hemos hablado en profundidad en este artículo de nuestro blog, que te invitamos a leer.

Plazos de Presentación y Pago

El cumplimiento de los plazos de presentación y pago del impuesto de sociedades en España es un aspecto crucial para la gestión fiscal de cualquier empresa. Generalmente, el impuesto debe ser declarado entre el 1 y el 25 de julio del año siguiente al cierre del ejercicio fiscal, siempre que este coincida con el año natural. Para aquellas empresas cuyo período impositivo no se alinee con el calendario anual, la declaración se debe efectuar dentro de los 25 días naturales siguientes a los seis meses posteriores al término del período impositivo.

Es importante destacar que, independientemente del período impositivo, la presentación se realiza obligatoriamente por Internet, utilizando un certificado electrónico. Además, existe la opción de domiciliar el pago del impuesto sobre sociedades, lo cual puede realizarse desde el 1 hasta el 20 de julio para aquellos contribuyentes cuyo ejercicio económico se ajuste al año natural.

En lo que respecta a los pagos fraccionados, estos constituyen adelantos del impuesto y se efectúan en varios plazos a lo largo del ejercicio fiscal, lo que permite una distribución más equitativa de la carga tributaria a lo largo del año. Estos pagos anticipados ayudan a las empresas a planificar mejor su flujo de caja y cumplir con sus obligaciones fiscales de manera más eficiente.

Modelos Tributarios para el Pago

El impuesto de sociedades en España se liquida y paga mediante una serie de modelos tributarios específicos que las empresas deben conocer y manejar correctamente:

  • Modelo 200: Es el formulario principal para la declaración anual del impuesto de sociedades, empleado por la mayoría de las empresas, especialmente aquellas cuyo ejercicio fiscal coincide con el año natural. La presentación de este modelo se realiza entre el 1 y el 25 de julio del año siguiente al ejercicio a declarar.
  • Modelo 202: Este modelo se utiliza para realizar los pagos fraccionados del impuesto, actuando como pagos a cuenta. Las fechas clave para su presentación son entre el 1 y el 20 de abril, octubre y diciembre de cada año fiscal.
  • Modelo 220: Este modelo está diseñado para aquellas entidades que se encuentran bajo un régimen de consolidación fiscal y necesitan presentar su declaración de forma conjunta como grupo fiscal.

Cada uno de estos modelos tributarios tiene sus propias características y plazos que deben ser respetados para evitar sanciones. La correcta presentación y pago mediante estos modelos es esencial para garantizar el cumplimiento de las obligaciones fiscales de las empresas en España.

Impuesto Sobre las Sociedades en España : Comparativa Internacional

La posición de España en el contexto internacional, en lo que respecta al impuesto de sociedades, es un factor determinante para las empresas que consideran establecerse o expandirse en el territorio europeo. Con un tipo de gravamen del 25%, España se sitúa por encima de la media de la Unión Europea, que es del 21.2%, y de la zona euro, con un 23%. Esta comparativa revela diferencias notables en la carga fiscal empresarial entre los distintos países:

  • Bulgaria y Bosnia y Herzegovina presentan los tipos más bajos, con un 10%, lo que puede resultar atractivo para las corporaciones en busca de optimización fiscal.
  • Irlanda y Chipre, con un 12.5%, son conocidos por su favorable régimen fiscal para las empresas, lo que les ha permitido atraer a numerosas multinacionales.
  • Por el contrario, Malta con un 35% y Alemania con un 30%, se posicionan entre los tipos más altos dentro de Europa.
  • Países como Hungría y Montenegro destacan por su competitividad fiscal, ofreciendo un tipo impositivo del 9%, el más bajo del continente.

Estas variaciones en los tipos impositivos pueden influir significativamente en la estrategia empresarial internacional, ya que las diferencias pueden ser un factor clave al decidir dónde establecer sucursales o trasladar sedes corporativas. La elección del país no solo se basará en el impuesto sobre sociedades, sino también en otros factores como estabilidad económica, infraestructura y talento disponible. Sin embargo, la carga fiscal sigue siendo un elemento crucial en la planificación estratégica de cualquier empresa que opera a nivel global.

Empresario utilizando calculadora y documentos para el impuesto a las sociedades en España.

Ejemplo Práctico de Impuesto de Sociedades en España

Para comprender mejor el funcionamiento del impuesto de sociedades en España, nada como un ejemplo práctico que ilustre el cálculo de este tributo. Imaginemos una empresa cuyo resultado contable antes de impuestos es de 10.000€. A partir de aquí, se deben considerar ciertas variables para determinar la base imponible:

  • La empresa ha sido sancionada con una multa de 2.000€, la cual no es deducible y debe sumarse al resultado contable.
  • Dispone de bases imponibles negativas de ejercicios anteriores por un valor de 4.000€ que sí son deducibles.
  • El tipo impositivo aplicable es del 23%.
  • Ya ha efectuado pagos a cuenta por un total de 1.500€.

Con estos datos, procedemos al cálculo:

  1. Tomamos el resultado contable antes de impuestos: 10.000€
  2. Sumamos las diferencias permanentes (la multa): +2.000€
  3. Obtenemos el resultado fiscal previo: 12.000€
  4. Restamos las bases imponibles negativas: -4.000€
  5. Llegamos al resultado fiscal: 8.000€
  6. Aplicamos el tipo de gravamen del 23%: Cuota íntegra = 1.840€
  7. Descontamos los pagos a cuenta realizados: -1.500€
  8. Obtenemos la cuota diferencial: 340€

Esta cuota diferencial es el importe que la empresa debe abonar a la Agencia Tributaria, si no existen otras deducciones o bonificaciones aplicables.

Es crucial tener en cuenta todos los detalles al calcular el impuesto sobre sociedades, ya que cualquier error puede conllevar la necesidad de dar explicaciones a Hacienda, un proceso que puede ser tedioso y complicado. Por ello, se recomienda contar con el asesoramiento adecuado para evitar posibles inconvenientes fiscales.

Asesoría fiscal internacional

Un asesor fiscal internacional es un experto en derecho tributario que se dedica a orientar a sus clientes en relación a las obligaciones […]

Leer más… from Asesoría fiscal internacional

Saber más

Impuestos para las empresas en España: La importancia de la asesoría con Lawants

Navegar por el complejo sistema tributario español puede ser una tarea abrumadora para cualquier empresa, especialmente si no se cuenta con un conocimiento profundo de la legislación fiscal. La importancia de una asesoría especializada es indiscutible; contar con expertos que proporcionen orientación y estrategias fiscales adecuadas es crucial para asegurar el cumplimiento normativo y optimizar la carga tributaria.

Lawants, un despacho de abogados, contables y asesores laborales con especialización en el mercado español, se ha dedicado durante años a brindar asistencia integral a empresas de todo el mundo. Con un profundo conocimiento del impuesto de sociedades y otras obligaciones fiscales en España, Lawants se posiciona como un aliado estratégico para su negocio.

Le invitamos a descubrir los servicios que Lawants puede ofrecerle y a contactarnos para obtener más información. Asegúrese de que su empresa esté en las mejores manos y que cada aspecto fiscal sea gestionado con la máxima eficiencia y profesionalidad.

Información Util:

0 0 votazioni
Article Rating
Sottoscrivi
Notificami
guest
0 Commenti
Feedback in linea
Vedi tutti i commenti
Open chat
Ciao, come posso aiutarti? Ricorda che possiamo comunicare con te in spagnolo e inglese se ne hai bisogno