Share:

¿Cómo se remunera a los socios trabajadores?

Se nos pregunta muy a menudo cual es la forma correcta para que el socio trabajador pueda obtener rendimientos/retribuciones del trabajo, es decir si el socio trabajador tiene que cobrar de la sociedad mediante la emisión de una factura o mediante la asignación de una nómina mensual.  Considerada la dificultad de calificar el rendimiento del socio trabajador según la normativa anterior, la Ley 26/2014 modificó el art. 27.1 LIRPF a partir del 1 de enero del 2015 con el objetivo de establecer una regla objetiva. A pesar de ello, faltaba una interpretación vinculante de AEAT que finalmente ha llegado afirmando los siguientes principios:

Principios establecidos en las consultas vinculantes (véase, entre otras, las CV 0737-16, CV 0642-16; CV 0629-16).

Se puede calificar como actividad profesional (obligación de emitir factura a la sociedad) la contraprestación obtenida por el socio trabajador con independencia del porcentaje de participación cuando:

  • las actividades son realizadas por el socio a favor de la sociedad o prestadas por la sociedad por medio de sus socios;
  • la sociedad se dedica a la prestación de servicios profesionales;
  • la actividad de la empresa y del socio debe tener como objeto un tipo de actividad que esté incluida en una determinada Sección de IAE.
  • la actividad del socio es una actividad económica al prestar los mismos servicios profesionales que constituyen el objeto de la sociedad, incluyendo a tal efecto las tareas comercializadoras, organizativas o de dirección de equipos y servicios internos prestados a la sociedad dentro de dicha actividad profesional.

Si se cumplen los requisitos relativos a la actividad anteriormente dichos, la retribución o rendimiento percibido se considerará de actividad económica si el socio está dado de alta en el RETA o mutualidad alternativa. De lo contrario, la calificación de tales servicios será la de trabajo personal y por lo tanto el socio podrá atribuirse  una nómina siempre  que, a efectos de IVA, se pueda considerar que existe dependencia y ajenidad respecto a la sociedad.

CONCLUSIONES:

A pesar de las consultas vinculantes de AEAT que no han conseguido conciliar la normativa en materia de IRPF y de IVA, será indispensable efectuar un análisis caso por caso para establecer el correcto tratamiento fiscal de las retribuciones o rendimientos percibidas por el socio trabajador, sobre todo en supuestos de empresas que presten servicios a terceros (por ejemplo: legales, técnicos, de arquitectura, inmobiliarios, informáticos, etc.) donde el factor humano constituye un medio de producción relevante (servicios “intuitu personae”) y no es fácil diferenciar si los medios de producción residen en la sociedad (medios materiales como los equipos informáticos, bases de datos y personales como personal administrativo y de apoyo) o en el socio (capacitación, conocimiento, prestigio profesional). Para un análisis más técnico y detallado sobre este tema pueden consultar el siguiente enlaze. Ante cualquiera duda, pueden contactar directamente con nuestros profesionales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *